Entrando en Jerusalén
 Anterior     Siguiente 
Jesus Enters Jerusalem by William Hole

Entrando en Jerusalén

Un rey guerrero siempre entraba en una ciudad montado a caballo; un rey en misión de paz y de amistad siempre entraba montado en un asno. Jesús no quería entrar en Jerusalén a lomos de un caballo, pero estaba dispuesto a entrar pacíficamente y con buena voluntad, subido en un burro, como el Hijo del Hombre.

El libro de Urantia, (172:3.5)
Cancelar