En Getsemaní
 Anterior     Siguiente 
Christ in Gethsemane by Carl Bloch

En Getsemaní

Aunque ningún mortal puede atreverse a comprender los pensamientos y sentimientos del Hijo encarnado de Dios en un momento como éste, sabemos que soportó una gran angustia y sufrió una tristeza indecible, porque grandes gotas de sudor corrían por su rostro.

El libro de Urantia, (182:3.7)
Cancelar