Despedida al mercader chino
 Anterior     Siguiente 
Walking the horse by Han Gan

Despedida al mercader chino

«Así pues, adiós, Chang, pero sólo por un tiempo, porque nos encontraremos de nuevo en los mundos de luz, donde el Padre de las almas espirituales ha preparado numerosos lugares de detención encantadores para los que se dirigen hacia el Paraíso».

Jesús, El libro de Urantia, (133:4.9)
Cancelar