Bienaventurados los mansos
 Anterior     Siguiente 
Caribbean sunset

Bienaventurados los mansos

La mansedumbre auténtica no tiene ninguna relación con el miedo. Es más bien una actitud del hombre cooperando con Dios —«Hágase tu voluntad.» Engloba la paciencia y la indulgencia, y está motivada por una fe imperturbable en un universo justo y amistoso.

El libro de Urantia, (140:5.11)
Cancelar